Otra vez la burra al trigo

Definitivamente no sé que pasa en esta cosa rara que es la vida, de repente cuando me parece calmar las mil y un cosas que tengo en mi cráneo y en mi alma, cuando finalmente parece que todo va bien, a huevo, alguien a venir de metiche con el único objetivo de chingar la madre. Y lo que más me saca de quicio, es que son precisamente esos, que se la pasan alardeando con cosas como “te dimos la vida” “te cuidamos cuando estabas enferma”…. Sobra decir a quienes me refiero, pero si no quedo claro, ahí les va. Mis padres. Si, ya lo sé, ya soy niña grande y si, y en teoría soy dueña de mis actos, también en teoría soy libre.
Pero como buena teoría esta bien bonita en el papel, pues la realidad, de menos la mía, es otra. Una vez más, esos, me salieron con una mamada, ahora resulta que por ser mujer no tengo derecho a elegir lo que quiero hacer con mi vida, que por ser niña, no es bueno, que tenga un desmadre por cuarto, y que hasta mis primos, que son hombres, son más ordenados que yo. Qué no sé que chingados quiero hacer con mi vida, que mis amigas son la peor cosa que me ha podido ocurrir, y que, solo pierdo el tiempo en la red.
Háganme el jodido favor.
Ya me cansé de explicarles con manzanitas y en lenguaje a prueba de estúpidos –bueno, eso creía- lo que es un Dj, mis amigas, son la mejor cosa que me ha pasado, soy mujer, especialmente si les pesa, tengo el mismo derecho de hacer de mi vida un papalote que los que tienen cromosomas XY. El desmadre ajeno deberían respetarlo como yo respeto el suyo.
Y está retahíla de mentadas de madre, viene a cuento de algo que yo ya sabía, pero mi hermana, mi o sea mi dulce can, le hizo un descubrimiento a mi padre realmente traumante para ella. Primero, unos bonitos condones en la guantera, y luego cada mensaje hardcore en el celular, pues mi perro estaba inocentemente jugando con el celular de mi padre.
¡NO MAMES PADRE!
El colmo del cinismo, luego el cabrón me viene a dar sermones de virtud, y moral. Una cosa es que yo me entere, y otra muuuuuuuuuuuy diferente es que deje esa información al alcance de mi can, que de por si ya estaba traumado. Por favor, hombres del mundo, si tienen hijos pequeños, independientemente de lo que hagan fuera de casa con sus penes, un poquito de discreción, hay cosas que a los hijos, de verdad no nos interesa saber, y cuando nos llegamos a enterar, dependiendo de la edad
a) Nos burlamos
b) Nos da pena ajena
c) Usamos la información para futuras escenitas de padres o madres abnegadas que se ponen de mamones antes de una fiesta o cualquier otra cosa que nos parezca importante.
Ya hasta asco me dio.
Vayamos al otro personaje, o sea mi madre:

De verdad, LA QUIERO MATAR. Ya me tiene harta con sus consabidas sesiones de: “soy tu madre y tengo derecho a conocer tu vida, porque te parí y te mantengo, y todo lo que hago es por tu bien”
Ja, ja. Si cómo no, si por mí bien entiendes, cosa que me pariste, a obligarme a hacer tu trabajo, a obligarme aguantar tus mamadotas del señor Carlos Cuauhtémoc Sánchez y parientes. Si por mi bien entiendes quitarme todas las posibles herramientas a mi alcance para cumplir con mis proyectos que por más que te los he explicado, todos los días, insistes en que te los repita, todos los días quieres saber qué pienso, cuando lo único que has hecho es, básicamente desde que tengo uso de memoria es burlarte de mí, y de todo lo que hago, pues, afortunadamente soy diferente, o lo que es lo mismo no pertenezco a tu clan de descerebrados.
Me caga, y para lo único que me podrías servir sales con pendejadas cómo “Eso no es para una niña decente” o bien “No sé porque pierdes el tiempo con los Djs, o con tu música horrible”
Vale madres.
Insisto una cosa es que no entiendas, y otra muy diferente, que ataques sin conocimiento de causa a quienes no comulgan con tu manera de vida.
Me cae que no me pongo a chambear, porque por el momento me absorbe completamente la escuela. De lo contrario, ya me habría largado con libros, peluches, discos, ordenador y gata a otro lado.
No puedo entender a quien carambas salí. Luego no pregunten porque soy una amarguetas.
Porque les cierro la puerta en el hocico y no salgo de mi cueva. Me cagan, o mejor dicho, me zurran el culo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s