Una típica mañana de 2003

De vez en cuando… esta bien, esta bien, de vez en diario, se me olvida que soy humana. Cosas como dormir o comer como “gente decente” nunca me han importado. Por ese descuido hacía lo que suelo utilizar para hacer de las mías, he estado varios días en algún lugar entre el limbo, la fiebre y sobretodo en silencio.

De verdad me sorprende lo que un par de días de fiebre pueden ser capaces de hacer con tu cerebro o tus ideas.   En esos momentos de enfermedad y alucinaciones acompañadas de mocos por todas partes, es en los que me da por acordarme de cosas que en su momento parecían sin importancia.

A veces, extraño esa sensación de levantarme por las mañanas  y aventarle algo al despertador, preparar el café, ponerme el espantoso uniforme de secundaria -ya había caído profundamente en el vicio de la cafeína desde los trece-, acordarme que una vez más no hice mi tarea, y prender mi radio.

Entre 2001 y 2002, antes  del amanecer de lunes a viernes, ese era el ritual obligatorio para comenzar el día y poner menos cara de fuchi hasta que pudiera regresar corriendo a casa y volverme a encontrar con mi entonces amado radio.

Tenía sus bealdades eso de que alguien te contara quién era quién, mientras leías un libro nada más por puro gusto. O las pocas veces en las que de verdad hacía la tarea. Y si, efectivamente en esa etapa de  adolescente recién llegada encontré a mi gran amor, que, 13 años después sigo amando con locura y con pasión: la música electrónica.

Hay cosas de esa época cuando iba a la escuela desde las 7:00 de las pinches mañanas hasta las 3:00 o 4:00 PM que me corrían (literal), que se me quedaron muy arraigadas, además de que son parte indispensable de un trabajo como este en el que la enorme mayoría somos autodidactas. Eso, aprender por tu propia cuenta.  Ir descubriendo sonidos y productores nuevos. Leer por el gusto de hacerlo, o por mantenerte permanentemente actualizado de todo el chisme, digo, este; información acerca de la industria y algunas otras cosas que nunca están de más.

Es increíble lo que puede hacerte recordar una gripe, de esas que te hace alucinar entre el pasado y el presente, de esas que te sacan una sonrisa instantánea. Todos tenemos rituales para comenzar el día, o hasta para procrastinar, rituales que en esencia son muy parecidos a los que teníamos desde los 13 años o antes.  Los de esta generación, es decir, los que nacieron después de 1990, deben ser ligeralmente diferentes, supongo. Aunque la verdad lo ignoro, a veces me gustaría poder entender más a los yolo. De entrada para sentirme menos vieja. Ahora si me está comenzando a pesar tener más de 25 años en el papel  y no solo aparentarlos.

Si, definitivamente extraño ponerme el uniforme de la escuela, y aunque sigo usando una mochila, en ella ya no hay libros de texto o cuadernos forrados con fotos de los djs que más admiraba. Hay responsabilidades, cuentas, y como 200 locuras que eventualmente ejecuto.

Extraño mandar a la $())=$#$?))  por dos segundos a la infame clase de 7:00 AM y voltear a ver el amanecer pensando que un día iba ser grande y que iba a poder salirme con la mía. Extraño la hora del receso y poder evadirme totalmente de la bola de tarados pubertos, más tarados que yo, con los audífonos y una rolita como esta.

Me urgía tener más de 13 años,  y ahora, por momentos me gustaría volver a tener esa edad. Los años y las desveladas cobran factura. Pero vale la pena, creo que la niña que era en 2003 estaría igual de fascinada que yo ahora mismo con las maldades que hago.

Advertisements

Minerva o Atenea 9 años es

Parece mentira, pero en un día como hoy pero hace ya 9 años descubrí una plataforma llamada Blogger, que te permitía compartir lo que se te diera la gana. Estaba en inglés, pero ya había algunos locos que se atrevían a escribir y contarles a otros en la red, sus sueños, frustraciones, vamos el día a día de lo que ocurría en sus vidas. No había fotos, no podías insertar audio you tube aún no existía, y subir algo  más que un texto me parecía imposible, y más con las conexiones estúpidamente lentas de aquel entonces.

¿Qué hacer? Lo que siempre quise: escribir todo eso que ocurría en la vida de una estudiante de preparatoria que comenzaba a enamorarse de algo llamado música electrónica. Si son curiosos y le dan click aquí, podrán ver que exactamente eso dije ese día, desde el cybercafe de la esquina de mi escuela mientras me saltaba, una vez más la odiosa clase de algebra.

Ni si quiera en mis más enfermos, y retorcidos sueños imagine, que este blog que aún sigue siendo mi hogar a pesar de las telarañas que le han salido últimamente, se convertiría en la piedra angular para que pudiera llegar a cumplir los sueños que un día escribí muchos años antes en una hoja de papel, pensando que llegaría el día que alguien a quién le importara los leyera.

¿Qué ha pasado desde ese primer post?

Pude escribir el guión de mi programa de televisión favorito, conocí ya a algunos de los djs que marcaron para siempre mi gusto por la música, y por que no decirlo también mi vida. He escrito para Dj Mag México, la representación en México de lo que desde el principio para mi era el equivalente a mi biblia. Conocí a la gente que me enseñó que los sueños se hacen realidad, si estás dispuesto a pagar el precio. Trabajé con la gente que más admiraba en la industria de la música electrónica.

También de alguna forma, fui parte de algunos proyectos que tienen que ver con las Tecnologías de la Información en México, para que más gente, igual que yo hace 9 años tuviera la misma oportunidad a la que yo tuve acceso, de ser quienes son y que sean reconocidos por su trabajo, o que alguien confiara en ellos e hicieran una realidad fehaciente sus sueños.

Algunos de ustedes que están leyendo estas lineas fueron testigos de muchos de los fracasos, madrazos y estupideces que he compartido desde aquí, y ahora también de lo que le dicen, le llaman ahora social media..

En 9 años, las cosas se han trasformado tanto, que hoy tengo un proyecto propio llamado Be Tronic en el que participan más de 10 personas, que no sé cómo, pero a pesar de todo confían en la sarta de tarugadas que les digo, pienso, anhelo y e imagino todos los días. Y que soportan de vez en cuando unos cablazos que son por su bien.

También soy partner in crime de otros proyectos, que muchos de ustedes disfrutan en fiestas, en televisión en impresos, o en la red.

Pero la verdad y a pesar de que lo que algunos digan ¿Quién soy? Solo una enamorada perpetua de la música electrónica, una terca que se empeña en cumplir sus sueños día tras día, un ser humano que se equivoca o acierta, pero que le fascina compartir lo que sabe con una mezcla de generaciones que le han ido enseñado de que lado masca la iguana y de que lado si pega el diurex. Alguien, a la que le gusta cuidar de su gente en la medida de lo posible. Alguien que no soporta ver a un fan que se quede afuera de una fiesta con su Dj favorito, y que hace lo que está en sus manos para que ese fan sea parte de la historia de esa noche especial.

Una fan, en la que alguien creyó y le dio su apoyo para demostrarse a si misma que tenía talento y era capaz de hacer cualquier cosa que se propusiera.  Aunque en ese momento, ni ella misma se la creyera del todo.

Quienes me han visto en alguna fiesta, firma de discos o haciendo de las mías por ahí, seguramente más de una vez han pensado pinche vieja mamona, y engreída. Pero es solo una careta que utilizo para no distraerme de lo que tengo que hacer en ese momento.

Hoy, después de 9 años soy testigo de la llegada de una nueva generación que tiene un hambre tremenda por entrar al mundo de la música electrónica (igualito que yo en su momento). Y nada me gusta más saber que aunque sea alguno de ellos, tal vez por accidente ha caído en este pedazo de la red, y leer con atención la forma en la que les he explicado como hacer más interesante su estancia en la fiesta, con su dj o que se yo.

Observandolos, de repente vuelvo a ser esa fan enferma, dañada que con sus amigas iba a las pocas firmas de discos que había hace 9 años, que se volvía pero bien loca cuando tenía a su dj enfrente. Ese mix de emociones que me provocan la neta, es lo que me mantiene en pie, y me hace seguir creyendo que vale la pena pelear por que ese fan pueda contar la historia de como, por un instante el mundo dejó de existir, y fue verdaderamente feliz.

En este tiempo en el que el Destino me ha demostrado que si era este el camino en el que debería estar solo puedo darles las gracias a aquellos que están detrás de esta, que escribe estos párrafos, llenos de cursilería y melcocha barata, pero que salen desde lo más profundo de mi corazón verde de grinch.

Gracias a mi equipo en Be Tronic, que hace que la máquina funcione. Gracias a Josep Moreno, Gustavo Chávez, Majo Montemayor, por darme un par de cachetadas cuando es necesario y por la confianza en mis loqueras. Gracias, a un tal Adrián Treviño aka Trino dj por aceptar parte de los proyectos que ha surgido en estos meses.

Gracias Jorge Nava, Marcela Saiffe, Daniel Cuellar (ba_k), y Mario Castilla nada más por mis ovarios y por que se han ganado a pulso mi respeto. Y también por qué están ahí y ser mis amigos.Y eso de ganarse mi respeto es una cosa endemoniadamente difícil de conseguir.

Gracias a ti, Benjamin Hernandez B-jay porque si no me hubieras adoptado como lo hiciste nunca habría sido capaz de dejar atrás todo lo que me hizo daño, para hacer lo que siempre quise hacer, y que no me creía del todo que de verdad pudiera hacerlo realidad.

La lista es enorme, hay muchísima gente a la que me gustaría darle un abrazo y agradecerle. Pero sobretodo a ti, si, si, tú, el que tiene cara de guey o la lagrimita de fuera por leer todo el choro mareador que me acabo de echar. Gracias por confiar en las palabras que has leído aquí desde hace 9 años. Por que si querido lector, para ti todo esto. Y no se te olvide si tienes un sueño, no lo dejes a un lado porque te dice medio mundo que eso es lo correcto. Las cosa si trabajas por ellas, te juro que ocurren.

Y si lo tuyo lo tuyo también es la música electrónica, no se te olvide ir a investigar por ahí en los archivos que es lo que ha ocurrido en el pasado para que hoy sientas lo que sientes cuando estas frente a lo que más te gusta de ella.

Novias de dj

Después de ya un buen rato, rodeada de toda la clase de djs, hay un personaje del que no se habla mucho, pero muchos realmente odian: La novia del dj.

paulswife

 

O la del manager, o la del dj del antro, en fin, las parejas de esos personajes que pueden hacer de una noche de fiesta un rotundo éxito o un estrepitoso fracaso. Hay varios tipos de subespecies de novias de dj, la enorme mayoría, son una peste. Y ahora les explico por qué.

Caso 1: La berrinchuda

El dj está tocando poca madre en el antro, el dancefloor está a reventar, la gente sonríe y se la está pasando bomba, y en eso; se acerca la chica en turno del dj  y le dice al oído “Mi amor, ¿A qué hora nos vamos?”

A veeeeeeeeeeeeeeeeer, ¿Si ubicas que hacer un set que haga feliz a la banda, es un pedo? Seguramente la vieja lo dijo justo en el momento en que tenía que empatar una rola y el pobre guey,ya perdió el ritmo de la misma o  se escuchó un caballazo por ahí. El dj generalmente trabaja de noche, luego entonces tu mujercita, hombre o quimera. ¿Con qué huevos le preguntas a qué hora nos vamos justo a la mitad de su chamba?  Es como si a ti en un momento importante, no sé, una junta de trabajo o en pleno chal con tus amigas tu guey te dijera ¿A qué hora nos vamos?

Para un dj significa que no te la estas pasando bien con su chamba y peor  tantito. Se lo estas diciendo a tu pareja. Mal, mal, mal.

Hay cierto tipo de novias de dj caso 1, que además de estar preguntando cada 5 minutos a qué hora termina, están con cara de fuchi, dando vueltas por la cabina, o peor poniendo su chupe sobre los players o la mixer además de estar haciendo berrinche y haciendo sentir su incomodidad al público que ni la debe ni la tema, al staff del antro, fiesta, y a quien se deje le esta haciendo un drama, a su novio que está poniendo rolitas con cara de chale. Lo que eventualmente le acaba tirando la fiesta por esa noche.

Caso 2: La celosa

tumblr_lf1va65fkj1qa2btu

¿Recuerdan a Katy Kaboom? Bueno, pues son igualitas. Por fuera todas lindas, cutes, vocecita de niña de escuela católica recalcitrante, generalmente suelen ser guapas (o por lo menos parecen), educadas… en fin aparentemente el sueño de cierto tipo de hombre. Pero en el momento en qué de le acerca una mujer a su novio el dj, ya valió madre.  Explotan dejando una estela de destrucción impresionante. Les vale  a quién o a qué se lleven entre las patas. Pueden volar vasos, audífonos y puede que hasta mixers. Depende que grado de celos e ira tenga nuestra Katy Kaboon de turno.

A este tipo de novia, se le olvida que el dj TIENE que atender a sus fans. Y si da la casualidad que sus fans son mujeres, que Dios los agarre confesados. No todas hacen berrinche en público, pero ya sea a puerta cerrada o en público, este tipo de novia es violenta, iracunda y terriblemente insegura. Además suele venir con un kit de manipulación hacía su novio maravilloso. Con una pataleta es capaz de controlar al pobre guey, mientras se deje.

Caso 3: La que sale con el dj por que es cool.

tumblr_mdur7tHUT51rjlgbwo1_500

Suelen ser “socialites”, la mera verdad, el guey fuera del antro les vale madres. Pero de noche entonces si se acuerdan que tienen novio. Especialmente para la foto o cuando les conviene.Si, si, muy guapas, mucha producción, pero la verdad Djs, no se mientan a ustedes mismos, este modelito de vieja, solo los usa y además en cuanto se volteen les juro que se suelen estarle metiendo unos arrimones a todos a los que invita al backstage como no se imaginan. Amigos, conocidos o qué se yo, que están ahí a sus costillas.

En resumen, estás son las tres especies básicas de novia de dj hija de suchi. Pueden intercambiar caracteristicas entre ellas, pero eso eso si se los garantizo, les van a hacer la vida miserable de día y de noche.

Muchísimas mujeres, por desgracia se quedaron con la programación tradicional de cómo tiene que ser una relación que no siempre funciona. Su comportamiento insoportable, no siempre es porque realmente lo quieran así. Mucho depende de su educación y de qué tanto entiendan la chamba del dj o de la noche en si.

Hombres/djs no olviden dejar en claro desde un principio a qué se dedican, y que es lo que puede pasar en cualquier noche de trabajo. No tengan miedo al llanto y hablen de frente cuando esté pasando algo que no les este gustando del todo. A lo largo del tiempo he visto carreras irse al traste por los berrinchitos de las “novias de dj”. Si es complicado tener una pareja es todavía más, cuando tienes una vida poco convencional. Hablen y traten de llegar a una acuerdo. Si de plano la otra parte no entiende que lado pega el diurex lo mejor que pueden hacer es retirar la apuesta de la mesa antes de que se hagan daño.

Lo que dicen tus papás, cuando decides elegir una carrera NO tradicional.

Por cosas del Destino, en que el que me gustaría no creer, pero ya que. Me he dado cuenta que no importa cuan “avanzada” sea la sociedad mexicana, Hay cosas que siempre van a sacar de quicio a tus papás.  Una de ellas, es la carrera que vas a elegir, especialmente si no se trata de algo estandarizado que se enseñe en las universidades.

Para nadie es un secreto que llevo ya algunos años metida hasta la cocina en la música electrónica. Fue una decisión que tomé hace mucho más tiempo del que me gustaría admitir. Pero, el día que se me ocurrió decírselo a mis padres -por que si los tengo aunque no parezca- ardió Troya.

De entrada soy mujer, y cuando se me ocurrió decirles que quería  a trabajar de noche, en fiestas, con djs y sobretodo rodeada de hombres. Lo primero que me dijeron fue:

“Eres demasiado joven para decir eso” ” ¿Para que te arriesgas?No sabes lo que estas diciendo.” “¿De qué vas a vivir?” “¡Estas loca!” “Una señorita decente no sale de fiesta tan tarde y menos trabaja en lugares como esos”

En represalia intentaron alejarme a toda costa de eso que consideraban “malas influencias” pero, en la era de la Internet, eso era imposible. Con el tiempo, por lo menos una parte de mi familia ha ido entendiendo que no estaba jugando, que si se puede vivir de lo que te gusta,  y que aunque me apasiona lo que hago,  se trata también de un trabajo y que si, tengo vocación para esto que le dicen, que le llaman la industria de la música electrónica.

Otra parte de mi familia, sigue sin aceptarlo o entenderlo. Y ni hablar, tomaron su postura de acuerdo a lo que elegí para MI vida.

¿A qué viene este choro mareador? A qué si te quieres dedicar a algo que no es lo que les dijeron a tus familiares que es lo normal. Por supuesto que te van a decir NO rotundamente. Pero, a final de cuentas ¿De quién es la vida? ¿Quién pasa contigo  24 horas al día si no eres tú mismo?  ¿Por qué vivir el sueño de otros, si no es lo que TÚ quieres?

No es sencillo remar contracorriente, pero eventualmente cuando haces las cosas bien, todo se va alineando para que cumplas tus sueños.

Pero es muy importante que sepas, que aunque te dediques a ser dj o cualquier otro tipo de personaje que es necesario para que la fiesta se lleve a cabo; no te pierdas en la fiesta. Es muy fácil teniendo lo que se tiene a la mano. Pero si lo haces no vas a durar mucho tiempo haciendo lo que te gusta.

Y como premio por aguantarse este post tan personal los dejo con una de mis voces favoritas de estos últimos años, al lado de uno de mis productores favoritos del mundo mundial.

Sueños

No sé si he tenido mucha suerte, o simplemente he sido lo suficientemente terca como para lograr salirme con la mía a lo largo de los años.  La verdad no soy de esas personas que puede hacer algo que no le gusta por dinero o porque socialmente es correcto. A veces me pregunto como hay gente capaz de guardar sus sueños en una bolsa sin siquiera haber intentado una vez convertirlos en realidad.

¿Cómo se deja la pasión de ser quién eres por encajar en un modelo social?

No me vean a mi, no tengo la respuesta, si algo NO soy es de esas que deja de hacer algo nada más porque los demás dicen que no es correcto.

Este año uno de mis más grandes sueños está tomando forma, de la mano de un gran equipo en proceso de formación.  Viendo un momento hacía atrás en mis cada vez  más escasos momentos de ocio, un amigo en facebook  por casualidad dio con una de esas rolas que rompieron para siempre el esquema de lo que quería hacer de mi vida.

Corría  el año 2002,  a mis entonces 13 años -aunque no parezca solo tengo 25 años- me acaba de dar cuenta que eso que en las estaciones de Grupo Radio Centro le decían pop era en realidad música electrónica. Fascinada con mi descubrimiento hacía hasta lo imposible por comprar cuanta revista especializada internacional hubiera del tema. Evidentemente en ese entonces, estaba pegada casi todo el día a W FM 96.9 FrecuenciAdictiva, saturandome de música electrónica de todos los sabores y presentaciones.

Si la memoria no me falla ese año pero en mayo-junio vino una vez más David Morales, y como era ya costumbre, fue a que lo entrevistarán a esa estación que aún extraño, la entrevista estaba a cargo de Alejandro Franco y de Salvador Leal.  Después de que Morales contará parte de su muy larga discografía al aire, y explicar de alguna forma porque había hecho tantos remixes a los artistas que me gustaban en este momento, en algún corte musical sonó esta rola.

Mientras procesaba lo que acaba de escuchar de boca del mismo David Morales, (si no lo conoce google rigth now), me di cuenta que estaba frente al gran amor de mi vida.  No ese del príncipe azul papanatas que venden los de Disney, si no al de a deveras. Al que sería el motor de muchas de mis más grandes victorias pero también, el que estaría ahí frente a las derrotas. Ironías de la vida, esta es de las muy pocas rolas cuyos nombres no se me quedaron grabados de memoria.

Como dije párrafos más arriba, un amigo en facebook minutos antes de que escribiera este post me pasó esta rola que estuvo perdida para mi durante casi una década.

No creo en el Dios judeocristiano,  y quisiera decir que no creo en nada, pero la verdad es el que el Destino se ha empeñado en que crea en él y ocasionalmente. En esa época también que no sabía como ni cuando, pero un día iba a formar junto con el equipo adecuado de trabajo algo que pudiera reflejar ese primer encuentro con el amor de mi vida. Hoy, con orgullo puedo decir que lo encontrado y que ese proyecto ya no es más un sueño si no una realidad cotidiana que seguramente invadirá muy pronto muchos timelines en facebook, en twitter, y a través de otros medios más ortodoxos.

Ese proyecto se llama Be Tronic, y lo pueden ir a manosear en www.betronicmusic.com 

The Museum of me – Intel

En está época en qué las redes sociales han cambiado muchas de las formas en que se manejaba la información el marketing, e incluso el comercio y la política. El usuario, si, tu, y hasta tu abuelita, si participa de una red social, se han convertido en uno más de los medios. 

No sé ustedes, pero a mi me encanta pensar que un día de estos, lo que he hecho en mi mundo digital, saldrá de las pantallas conectadas a internet.

Sabiendo esto, Intel, ha creado una plataforma que diseña cómo sería una exposición de tu vida digital en un museo.  La mía quedó así.

249961_10150266022732783_628227782_8954787_7133767_n

 

 

 

 

 

 

 

252124_10150266022822783_628227782_8954790_5817211_n

252839_10150266022897783_628227782_8954792_5427385_n

 

 

 

 

Se vale soñar un poco, ¿No creen? Si quieren probar la herramienta entren a http://www.intel.com/museumofme/r/index.htm

Después de usar la aplicación, me quede pensando, cuando ya no este viva, esto es lo que va a quedar de mi, y estoy muy conforme de que así sea. ¿Y tú? ¿Que vas a dejar de ti en la red?

De Fama y Popularidad

Desde hace tres años, es decir desde que comencé a trabajar, en mi vida han cambiado muchas cosas. Pero allá afuera, el mundo también ha decidido cambiar.

Lo he dicho muchas veces, pero lo repito,  tengo un singular desprecio por los gobiernos Perredistas que han invadido a la Ciudad de México, desde que, por su maldita culpa, muchos de los espacios dedicados a la música electrónica, sin olvidar festivales y otro tipo de puestas de este género, nada más, por sus huevototes.

Créanlo o no, eso me afecta y mucho. Saber que lo que más quiero en esta vida, se está yendo, lentamente a la chingada, es como si a mi también me estuviera llevando.

Hace unos días, como leyeron en este, malsano blog. Se entregaron los premios al Top 100 de Dj Mag. Y si, otra vez ganó Armin, que ese no es el punto.

Mi pregunta es ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Por qué las nuevas generaciones votan, literalmente por la misma fórmula gastada de hace casi 10 años? , y siguen pensando en que no hay nada mejor en este cochino mundo.

¿Por qué las nuevas generaciones no tienen ganas de investigar? No sé si lo han notado, pero entre más jóvenes, más p… Si no me cree, pregúntele a su puberto o adolescente de confianza por qué escucha a David Guetta, por qué baila Tecktonic. Es más si su, mocoso de confianza no sabe que contestar, es que si querido lector, su pequeño esperpento se está convirtiendo en un  wannabe.

Seres que están ahí, por qué es cool, está de moda, o porque todo mundo está ahí. Da lo mismo si es música, arte o qué se yo. Les vale madre el fondo, la forma, las reglas estéticas, la forma de trabajo, el mensaje, están ahí, porque el mundo dice que es cool, estar ahí.

También estoy cansada de lidiar con tanto wannabe en todos los niveles y de todas las edades.

En mi pequeño mundo, cuando todo giraba en torno a la blogosfera, antes de que tuviera cédula fiscal y entendiera por qué 24 horas al día no son suficientes para hacer todo lo que tienes que hacer. No recuerdo haber visto tanto wannabe en la red, ni en la vida real.  Falta de identidad y de creatividad…

Otra cosa que me tiene hasta la madre, es la inseguridad en mi hermosa Ciudad de México. Digo, siempre ha sido insegura, pero en este año, me han tocado dos episodios de inseguridad, lo suficientemente rudos, como para hacerme dudar salir de mi casa.

Mi mayor miedo siempre han sido los muertos. ¿Ahora también deben darme miedo los vivos? Maldita sea.

En suma,cargar todo eso durante tres años, más estrés y otras tarugadas que no vienen al caso mencionar, me tienen permanentemente en un estado entre la expectación y el estrés, que lo único que han logrado, es mermar más mi salud de lo que ya estaba. Entiendo que no todas las cosas tienen que ser un placer, pero, debería haber algo para que las cosas no sean un martirio.

Ya casi se acaba el año, y con el, espero también que se terminen muchas cosas que me están matando. Si, de vez en cuando lloro como niña, porque no he dejado de serlo. Tal vez por eso cosas tan simples como esta no dejan de gustarme y alegrarme el día.

 

P.D. Todos tenemos derecho, de vez en cuando a un episodio EMO.