Medio lo hice

Medio estudié, pero sigo sumamente aterrada, una más a mi lista no puede hacer. Finalmente leí la guía completita y en estos momentos debería estarme alistando para largarme, pero no puedo, me muero del terror, sí y en mi estado natural no confió al 100% en lo qué digo, menos cuándo no “domino” algo, especialmente si es de esas cosas a las que les tengo harto miedo.

Parientes del Olimpo, carnales en Delfos, echenme una garra please. Hay tantas cosas que debí haber hecho, y que ahora, me remuerden más que la conciencia -pues mi pepé grillo está en coma- el alma.

Si, si, tengo complejo de ñoña, siempre quiero dieces, pero a la mera hora me gana la hueva. No dormí ni madres, como se nota, y tal vez el exceso de cafeína y nicotina en mi sangre fomentan aún más mi paranoia.

Tengo más miedo que de costumbre. No me la aguanté y por eso lo posteo.

Advertisements

Mañana

Tengo examen de Dibujo y estoy a-te-rra-da. Le tengo un terror indescriptible a eso de la teoría del color, puntos de fuga y demás, como tienen la menor idea, mis queridos lectores. Y mañana voy a crucificarme a un examen, y para acabarla, demasiado temprano. Y, definitivamente, lo que me da más miedo es que no he estudiado nada, pues el miedo me impide ver a los ojos mi guía. Lo mismo me pasa con Ética, a las quince páginas -o menos- del libro en cuestión, acabo escribiendo o un post o una meditación de media noche.

A veces quisiera que lo que leo, no me afectara tanto, sobre todo porque esta semana está llena de exámenes, llena de estres, llena de café, y mi úlcera ya no quiere más, aunque yo sí.

Quisiera mandar a un clon a que hiciera estás cosas, pero nel, aún no llega esa solución. Ni hablar, voy a pelearme conmigo misma, a estudiar.

Hace unos días, en la misma conversación con Sandy, de la cual me piratee el post de Paul van Dyk, estábamos hablando de esa primera fiesta que nos dio la bienvenida al mundo clubber como tal, hace dos años, justamente el 3 de Junio, llamada Nescafest, que no’mas nunca voy a poder olvidar. Es más sencillo que se me olvide mi nombre -como ha estado pasando últimamente por el maldito estres- que esa noche. Y el primer set que escuche en mi vida, que lo baile hasta que me canse, el set de Chus y Ceballos, que llevan un rato sin aparecerse los dos juntos en este país, y ya me urge que regresen este par de españoles. Sin olvidar a Felix Da House Cat, y Jerry Bonham. De un Root’s que era padre y no la cosa cuyos dueños olvidaron el significado de MANTENIMIENTO. Un 3 de junio del 2005.

¡Cómo olvidar caramba!

Dejando atrás esos recuerdos, la ñoña medio reprimida que hay en mí, dice ya largate a estudiar.

Perdón por el berrinche

Como soy bien pinche voluble, mamona y medio sensible, pues tenía que explotar, y en qué mejor lugar, que en mi blog, porque si, defintivamente este es MI blog. Hacia falta el berrinche, tanta paz, no es común en mí. Parece que me estoy resignando a enfrentar mis ángeles y darle rienda suelta a mis demonios, pues según yo, los que provocan los pedos en todo, son precisamente los primeros, que no sé de cual fuman, pero siempre la cagan, y luego, tienen que llegar los demonios a arreglar las pendejadas de los primeros.

Bueno, bueno, faltan ya 18 días para mi cumpleaños (el 20 de junio cumplo 20) Y haciendo el resumen, de todo el pex de lo divertido que ha sido, con todo y mis lloriqueos, cada año, se pone más divertido.

Sin duda alguna, esto apenas comienza.

Los plazos

Si hay algo que de verdad me saca de quizio es cumplir con un intinerario, una rutina todos los días, las mismas personas, las mismas cosas todo el tiempo. No lo soporto. No entiendo como hay personas que a sabiendas de que van a hacer lo mismo y cumplir con lo que les dicta la obligación se levantan de la cama, asquerosamente temprano… yo no puedo, igual y es porque soy un freak.

Nada es perfecto

Darren y yo, seguimos en proceso de reconciliación, y eso me hace muy feliz, también que este blog este teniendo mejores vistas, gracias amable lector, pero no todo es perfecto, pues no encuentro mis lentes por ningun lado. Veo raro, borrozo y hasta mareada estoy. Y eso me remite de inmediato a esa horrible etapa de mi vida, hace poco más de seis años, cuando un simple dolor de cabeza, desencadenó mi peor pesadilla.
En dos semanas perdí el 80% de la visión, la luz de un celular, de esos que no tenían pantallas con pinche mil colores, ni camara, a dos metros y con vendas me mataba. Y todo por un dolor de cabeza, al que no le hice caso. El día siempre ha sido una tortura para mí, pero esa temporada oscura, literal, fue la peor. Finalmente después de un tratamiento sumamente agresivo con cortizona y sus parientes, diez mil pruebas y demás, recupere la vista, claro con daño en el nervio optico, cornea y demás por la inflamación que me dejan sin ser candidata a una operación para correción… Ese maldito tratamiento me costo el pelo, y aun sigo sin recuperarlo del todo, subi treinta kilos, de los cuales solo he podido perder 10. Pero a cambio, como no podía ver la tele, leer, o nada, me trajo la adicción a la música, y a W FM.

Por eso me dolió tanto cuando una mañana me encontré un noticiario en lugar del turno del Franco… poco a poco se fueron extinguiendo todos los espacios de lo que alguna vez fue la FrecuenciAdictiva, y el último que me quedaba osea el chillout room de Kaeri Tedla, también desapareció pero hasta un año después.

Definitivamente ese fue el peor momento de mi vida, en los que finalmente me decidí a salir de mi cueva y conocer el mundo, pues, desde entonces tengo la impresión de que la vida se me escapa, que pierdo el tiempo en un salón de clases, cuando podría estar caminando por Reforma, viendo a la gente pasar, a los arbolitos, edificios, el sonido de la imitación de bosque que es Chapultepec. No sé, vivir, no atada a un régimen escolar que me quita todo el tiempo, tiempo que me va a hacer falta para otras cosas.

También es por eso que me decidí, con la ayuda de la envidia, a escrbir en este blog, pues si mis parientes en el Olimpo me reclaman antes de concluir o siquiera comenzar mis planes, algo quedará de mí en la red. Con todos mis traumas, mis recuerdos, mis amigos…

¡Quién diría que perder mis lentes me traería estos recurdos! De cuando no podia ver más que con los sonidos de la radio, de la música, y de mis amigos. Por eso no soporto la luz, por eso amo la oscuridad, donde los colores no estan tan brillantes que me impidan verlos. Gracias a quienes han estado conmigo, sabiendolo o no. Gracias música, gracias Darren, gracias vida