Comenzar de 0.

Cada 5 años aproximadamente, nos guste o no, llega una nueva generación de pubertos y adolescentes queriéndose comer el mundo, exactamente como eramos los que hoy empezamos a sentir el rucazo. (La edad para que me entiendan)

La mayor parte de las veces nos hacen enojar, básicamente porque a diferencia nuestra,  tienen todo peladito y en la boca. Pareciera que no tienen esa misma hambre de probar el mundo que la que teníamos nosotros hace 15 años.  ¡Chale! Ya estoy en edad y posición de decir eso ¡Vale verga!

Pero la verdad, es que tenemos una vez más la enorme oportunidad de iniciar desde 0,  forjar un poco el  gusto de toda una generación.  De devolver un poco a la vida eso que nos puso en el camino a unos pocos “elegidos” para convertir sueños descabellados en realidades.

A diferencia de la generación pasada, es decir el  “yolo escuincle” que, gracias a Quetzalcoatl ya va de salida, aquí, no tenemos un acartonado,  mass media, si no una auténtica competencia de credibilidad, que sea capaz de acercarse  a las fibras más sensibles de esta nueva generación que todavía no me atrevo a nombrar.  Desde una democrática y peligrosa trinchera, que se sigue llamando Internet.

Enseñarle a otros -con hambre de aprender,  y que sientes que de alguna forma va a ser más que una llamarada de petate de la moda – te obliga a regresar a tus raíces. A lo básico, a eso que te hizo voltear en primer lugar a esa ventana que una vez parecía tan lejana. Te  obligan a sacar gratos recuerdos, libros, revistas, y esos discos que tienes ya en calidad de piezas de museo, para explicarles “Los viejos tiempos con la cerveza a litros, mirando la puesta del sol”.

Claro que hay otros mocosos que la mera verdad dan ganas de meterles las nalgadas que no les dieron sus papás a tiempo.  Pero así es el círculo de la vida.

Lo que hice como fan, lo pago y con intereses bien caros ahora como profesional.  Este post es especial, básicamente porque estoy a escasas tres calles de dónde comencé toda esta locura de querer dedicarme a la música electrónica, sin saber cómo o cuándo o si iba a encontrar a alguien que me echara la mano.

Hace casi 13 años a unas cuadras de esta esquina de insurgentes norte y montevideo había una adolescente de 17 años tremendamente determinada a salirse con la suya. Y que lo logra… y después se rompió la jeta unas 40 veces por jugarle al verga.

Contrario a la avalancha yolo de hace 5-6 años que nos tomo de sorpresa,  hoy hay un poco más que ofrecerles a los que van llegando a la línea de salida. Ya sin ese desconcierto de un mainstream que se nos salió de control. Que no tuvo el cuidado y el tratamiento casi artesanal que tuvo durante todas las generaciones de djs y entes de la noche anteriores.

Si bien aún sabe bastante amargo ese trago de EDM, ya nos acostumbramos a las herramientas digitales.  En este buffete de música,  canales de social media, blogs al vapor,  la chamba sigue siendo apuntar a ese buffete, pero a los platos más ricos, a los que nutren el alma, más allá de un hot dog o una hamburguesa de millones de likes y reproducciones infladas a punta de bots.

Ahora que me ha tocado hacer algunas entrevistas para Lo Nacional,  y sentir que esa banda que admiraba de repente me voltea a ver como una igual… hijo, no sé, me hace querer con toda el alma, volver sobre mis pasos  y ayudarle, como me ayudaron a mi a la siguiente generación desde mi trinchera,  que, pos no es tan especializada como una carrera universitaria dedicada a la producción, o yo qué sé, pero si de corazón.

Quiero volver a ver la emoción de un adolescente encontrando su vocación en la vida, como la  vi en mi misma, como la vi a los que ayude a encontrar su camino,  aunque no fuera en la dirección que parecía al principio, ahora si me siento lista para ese paso, no titubeante como hace 5 años.

Me pega la nostalgia, la noche, y la emoción de haber encontrado a otros locos que están apostando por mis proyectos. Junto con la absoluta necesidad de ayudar a prender la mecha del siguiente pebetero, que me cae que necesita igual o mucha más luz y empuje que la que yo necesite para salir de los agujeros personales,  políticos y sociales de mi generación que chale, ya le está pegando a los treinta y tantos.

Ya con esta me despido,  esperando que como Dragonette encuentren en lado correcto de la fuerza, para los que decidan tomar este camino con su servilleta.

Por cierto, si son nuevos y quieren entender porqué de repente siento que hablo desde un tabique un poquito más alto que el de los demás, por  lo menos en la música electrónica,  denle click por acá. 

Advertisements

Entre, popstars, porn stars y quimeras varias te veas.

Ser mujer y Dj, no tendría porque ser diferente a ser hombre y Dj. Tristemente existe la diferencia, Creo que uno de los más grandes problemas viene por aquellas personalidades como cantantes,actrices, actores y figuras públicas varias, que vienen de este lado buscando un nicho más estable para sus carreras.

En el caso de Mariah Carey, por ejemplo, la cantante hace mucho que dejó de ser relevante en su industria más allá de los chismes. Ergo, la venta de sus shows debe haber caído dramáticamente.¿Cuál fue su solución?

Decir qué ahora es Dj.

Mariah Carey Dj

Está de moda, la gente seguramente ira a verla pues el cover de un show como Dj es mucho más bajo que el de un concierto en toda forma. No tiene que “saber” usar los aspectos más básicos de los players, o tal vez no faltará el Dj que se preste a hacerle los sets para que ella solo tenga que bailar y sonreír frente a su público que estará encantado de tenerla en un show más cercano que el que podrían experimentar en un concierto.

Y por cierto, así de lamentable estuvo el show. 


¿Entonces cuál es el pedo?

La migración de “artistas” “figuras públicas” por moda, le da en la torre a quienes auténticamente si dedican su vida a las tornamesas, a los djs en crecimiento les hace la vida más complicada. Pues los dueños de los clubes suelen apostar con “propuestas seguras” en lugar de los talentos que son 100% del nicho.

Estas situaciones se ven cada vez más a menudo, y son consecuencia triste de la ola mainstream que así como ha beneficiado a muchos también puede ser una piedra en el zapato.

¿Qué hacer? Pedirle a aquellos que comulguen con la ideología detrás de la música electrónica que NO consuman ese tipo de shows, a menor demanda menor oferta.

Y a los artistas que quieren cruzar de este bando, hombres, mujeres o quimeras, dejen de vender solo imagen, preocupense minímo de aprender a tocar, por favor.

Sobreviví al 2015

Podría tener muchos motivos para quejarme amargamente, pero no, la verdad es que estoy muy tranquila y feliz con mi vida.  A pesar de los desmadres del 2015, de los que aprendí, estos sabios puntos, más bien recordé.

  • Los amigos neta se quedan en las malas y los de plástico salen corriendo a la primera de cambio.
  • La gente con una vida demasiado fácil tiende a ahogarse en un vaso de agua cuando se le presenta un problema de verdad en lugar de los imaginarios pedos con los que se complicaban hasta antes de un suceso interesante.
  • La pasión por lo que haces eventualmente te lleva ante la gente, y los proyectos que necesitas.
  • Alimentar a un gato rescatado adulto y asustado que ahora es gordo y mimado, es un gran pretexto para regresar a casa con una sonrisa.
  • La vida es muy corta como para tratar de complacer los estándares y los prejuicios de una sociedad que no se da cuenta que está en la pendeja.

Se siente raro no cargar con pesos ajenos últimamente,  pero esta poca madre.

La Reina de la Noche

Me he dado cuenta que los haters más grandes son los que decidieron no salir de su zona de confort. Los que declinaron una carrera como djs por un trabajo “serio,  que la neta no disfrutan ni aman.

Hay otros que siempre le echaron la culpa a las disqueras por no oír su material, generalmente esos personajes son los que peor ortografía tienen, escriben siempre en mayúsculas o lo único que tienen en su soundcloud son mashups bastante pinches.

Se necesitan muchos huevos para dedicarte a lo que más amas, sin apoyo de nadie más que el de los otros locos que también siguen en el camino a pesar de los madrazos, los engaños y los abusos de una carrera en la noche. En este honorable congal que podría compararse con una vitrina roja como la de Roxanne te puedes encontrar, como fue mi caso, a una familia que te arropa y te apoya comenzar o consolidarte, otros que solo te buscan mientras tengas boletos o les puedas ayudar en su carrera para después darte la espalda,

Otros más que solo se dedican a destilar veneno porque ya no tienen ni la energía, ni la gracia de sus años mozos para destacar, gustan de hacerte la vida miserable para sentirse ellos mismos menos miserables. ¿Porqué alguien querría entonces dedicarse a la vida nocturna? ¿O a la música electrónica?

Muy simple, porque cuando haces bien tu chamba, sin querer te estas metiendo a la vida de alguien para cambiarla. Nunca sabes si una rola es capaz de cambiar la perspectiva de alguien para siempre, o de hacer que decida jalar el gatillo de un arma contra si mismo o contra alguien más.

La música igual que la fe, es capaz de transformar para bien y para mal a la gente, y a las sociedades. No hay absolutamente NADA igual a subirte a un escenario al frente o atrás del dj y ver de frente que 200, 300, 5000 o 25 000 personas están en un lugar determinado por tu chamba, la adrenalina no se compara a ninguna droga legal o ilegal.

El que te reconozcan en la calle, o incluso en un hospital mientras te están clavando una vena porque para variar ya te volviste a desmayar por cansancio y ver la cara de emoción de primera mano, ver su cara de agradecimiento, cruzado con sorpresa, admiración u odio, no tiene precio. Eventualmente cae dinero, a veces mucho a veces no tanto como quisieras.Fama llega, debería ser y suele ser, la consecuencia de muchos años de estar picando piedra. Pero la neta ese no debe ser el objetivo para estar dándole… nel, debe ser el amor.

La pose, el dinero fácil, seduce a algunos niños o niñas ricos y bonitos, cantantes y modelos en decadencia que por cierto,  no duran mucho, sin corazón cuando te encuentras con tu primera crisis de si estás haciendo lo correcto o no, simplemente no aguantas. Ni el tour, ni las desveladas, ni la vida personal que aunque no quieras dejas atrás por ser la reina de la noche.

Por eso siempre digo “todas somos Roxane” todos los que hacen posible la noche igual que Roxane exhibimos lo mejor que tenemos, talento, cuerpo, imagen, credibilidad, todo a un precio distinto para los promotores, las disqueras o los medios, pero al final la que llega a Madame en la música electrónica dejó atrás a muchas otras en la vitrina que no aguantaron lo que implica ser esa Reina de la noche.

Si después de leer esto, neta quieres ser dj, por favor, lee esto antes de decir, Sí, sí quiero.

¿Así que quieres ser DJ Vol. I? 

¿Así que quieres ser Dj Vol II? 

Rolas de transición.

En la vida siempre hay rolas que llegaron para marcar tu historia.  Para mí, una de esas es Show me love. La primera vez que la escuché, tendría, unos 7 años por ahí de 1995. En mi infantil cabecita yo creía que estaba escuchando otra rola pop más. No entendía mucho de lo que decía todavía no entendía inglés lo suficiente como para saber que tanto decía Robin S. Pero me hacía latir el corazón cada vez que sonaba en el radio y sin importar dónde movía el bote con singular alegría.

Heartbreaks and promises
I’ve had more than my share
I’m tired of giving my love
And getting nowhere, nowhere

It’s been so long since I touched a wanting hand
I can’t put my love on the line that I hope you’ll understand

En 2008 me volví a encontrar con esta rola, ya trabajando en lo que más me gustaba, viviendo sola y preguntándome si alguna vez encontraría a alguien que no le importará mi vida nocturna y mi entonces terrible adicción al trabajo. 18 horas en la oficina de lunes a viernes me parecían hasta poco. Mis amigos rara vez me veían y siempre estaba nerviosa por que en ese entonces no había smartphones lo suficientemente poderosos para hacer lo que yo hacía con mi computadora.  No sentía el tiempo, ni el cansancio, porque estaba disfrutando el sueño de mi vida, el de la pasión de hacer lo que más te gusta.

¿Pareja? ¿Qué es eso? ¡Nel! Me quita el tiempo ¿Compromiso? No gracias, soy alérgica. Estaba profundamente enamorada de mi trabajo y la empresa dónde me dejaban hacer de las mías a gran escala.  Los amigos y la vida “normal” puede esperar… si aja, como no.

So baby if you want me
You’ve got to show me love
Words are so easy to say
But you’ve got to show me love
But you’ve got to show me love

En 2012 respondiéndome del madrazo de haber perdido a mi mejor amigo, sensei de trabajo y de vida. aprendiendo a  caminar  por la existencia humana,  otra vez sin que nadie me dijera “vas bien” “tranquila corazón no pasa nada” o un “ah como serás animal, ven siéntate y explícame que pasa”.  La confusión de un mundo que ya no era amigable y en dónde estaba haciendo cosas que ya no quería hacer, dónde había gente nueva en  la que no sabía si podía confiar o no. Mis amigos comenzando a divorciarse casi todos en manada (los más grandes), y los más jóvenes, comenzando a unir las suyas.

¿Amor? No, aléjate, me das miedo no te quiero más en mi camino, siempre me acabas lastimando.

Don’t you promise me the world
All that I’ve already heard
This time around for me baby
Actions speak louder than words

2015. Tengo recuerdos y experiencias de vida dolorosas que de vez en diario podrían hacerme llorar todos los días, a veces lo logran. Todavía extraño al que me puso en el carril necesario para hacer los sueños realidad, he encontrado a otros  que entienden ese dolor y a que a veces celebran conmigo y con mi pasado lo que me habría gustado compartir con quién ya no esta. Me aterran aún mil cosas, pero hay tantas posibilidades… Ahora sé lo que se siente tener una vida personal y ya no quiero renunciar a ella, por nada del mundo. Tampoco a la gente que me ha enseñado que la familia no siempre viene con los mismos genes que tú. Y que a pesar del dolor  aparecen justo cuando más los necesitas para festejar la vida… ¿Habrá alguien por ahí que se atreva a compartir conmigo? No lo sé, tal vez.

So if you’re looking for devotion
Talk to me
Come with your heart in your hands
Because my love is guaranteed

So baby if you want me
You’ve got to show me love
Words are so easy to say
But you’ve got to show me love

Así son las rolas de transición. Te acompañan de principio a fin de la vida. Musicalmente hablando los remakes sirven para presentar clásicos como este a una nueva generación. Son rolas probadas que sabes que van a dejar marca en ventas y te van a llenar el dancefloor cuando las pongas. Y también a veces sirven para acompañarte en el camino de la vida que has elegido hasta ahora.

Artemisa

11831764_10153607356292783_1150775651907612499_nTengo una terrible debilidad por los gatos. Desde que recuerdo siempre iba tras de la cola peluda de la gata que tenía mi abuelo. Mi primer amor fueron los ojos verdes de Jazmin, mi dictadora personal que vivió 18 peludos y gordos años. Ares, aka el marihuano, es un loco, le falta un tornillo y no tiene el menor sentido de la dignidad, pero ama como ninguno. Vive con mi abuela y le hace felices sus últimos días.  Ella le grita y él le contesta y así se la pasan día tras día.

Hace unos días mi prima tocó la puerta de mi cueva para decirme que si adoptaba a una bola de pelos envuelta en una cobija de bebé. Solo de mirarla ni titubee dije que si. ¿Por qué? Porque lo sentí nada más por eso.  La pobre vivía en un departamento con 17 gatos, quién la iba a adoptar a la mera hora se echo para atrás y no había un de vuelta a su casa, su lugar habría sido una muerte horrible en el antirrábico.

Ya pasó una semana, y esa bola de pelos cada vez está mejor, es en definitiva el gato más dulce que he tenido. No sé si es por agradecimiento o por su naturaleza, pero en verdad busca mi compañía todo el tiempo que puede. Me recuerda un poco a Jazmin, mi primer gran amor felino, pero sin la mirada de maldad y superioridad que ella tuvo.

No entiendo como alguien pudo alguna vez maltratar a la dueña de estos ojos azules que sin importar la hora buscan una caricia con un maullido tímido pero sonoro. Dicen que tú no eliges a los gatos, ellos te eligen a ti para enseñarte una lección de vida, veamos que me enseña esta que llegó justamente en una era de transición en mi vida.

 

Entre el presente y el pasado.

Por azares del Destino el miércoles tuve que atravesar Lindavista caminando con mi hermana. Como sabrán los que han leído este, su malsano blog de confianza desde hace casi 11 años, soy del norte de la ciudad, buena parte de mi adolescencia trascurrió ahí, y sobretodo en sus hospitales. Creo que desde que salí de la prepa (en 2007) no había vagado por sus calles sin que me importara el tiempo. La lluvia, el viento, y caminando por los lugares dónde me sentaba a escapar del mundo para ponerme a escribir…

Cuando este blog era un recién nacido, y mis papás me dosificaban las horas de banda ancha, casi todas las publicaciones de esa época me las sacaba de la manga mientras me escabullía de clases en el deportivo Miguel Alemán, o en la  heladería Santa Clara justo enfrente, qué ironías de la vida, estaba al pie de unos edificios de departamentos que se parecían muchísimo al de Pilares 503 en la Colonia del Valle, edificio en dónde viví.  Ahora que la pienso, seguramente por eso estaba chingue y jode que un día iba acabar viviendo en esos departamentos, por el recuerdo de esas tardes con pluma y papel en mano escribiendo cómo quería que fuera mi mundo cuando “fuera grande”.

En esa época antes, de que mi oscuro ser hubiera puesto por primera vez un pie en cualquier club, me sentaba durante horas por ahí, escuchando mi poderoso  mp3 de 256 mb (eso era mucho en 2005) colgado al cuello porque era como un collar, imaginando cómo sería una noche de clubbing de verdad con rolas  como esta de fondo.

Claro que en ese momento no me imaginé ni en mis más torcidos sueños que los protagonistas de mi primera noche de fiesta a los 17 años 11 meses y 3 días serían justamente Chus & Ceballos. Mientras caminaba por ahí, y le iba contando a mi hermana dónde me iba a esconder cada qué había que hacer mi horrible y asquerosa tarea de álgebra o mejor aún cuando intercambiaba esas tareas espantosas por las de literatura que esas si se me daban, me fui acordando de mi misma, corriendo de un lado a otro por ahí, con mis libros y otros sacados de la biblioteca, no ‘más por el puro gusto de sacarlos a orear.

De esas muchas veces que mis amigas me decían “De aquí no sales a una fiesta si no te maquillamos” y mi jeta de aléjense de mi engendros de Satanás, porque odiaba -y sigo odiando- con toda mi alma el maquillaje.

Ese primer encuentro con la noche, con la fiesta, con la música electrónica durante el Nescafest… todavía se me enchina la piel.

Ese encuentro con el plan de estudios de ciencias de la comunicación de la UNAM y el decír ¿Qué chingados hago aquí?

A partir de ese día me di cuenta que a pesar de lo mucho que me gustaba la Universidad más prestigiosa de México no tenía profesionalmente nada que ofrecerme, darme cuenta que mi camino iba ser diferente y para nada convencional. El explicárselo a mis papás y que me dijeran “estas loca”,   además de una serie de insultos y trabas que solo se las deseo a mi peor enemigo, hasta el día que vieron mi primer cheque salido justamente, de esa “música de locos”, como le dice mi abuela.

3307267716_4124eeafc1_b

Sí, pase muchas tardes por ahí, explorando sus calles, pero sobretodo a mi misma, pensando en qué iba a hacer y cómo lo iba a hacer.

¡Ah! Por supuesto, las tardes torturando al gerente y empleados de Mixup, porque no eran capaces de encontrar los discos de importación que había encargado o no encontraban los artículos promocionales que mandaban de +Mas Label junto con sus discos. Ver su cara de pinche escuincla, cada que les decía: tengo al A&R de la disquera en el celular ¿Le quieres decir quién no entregó el material?

Con solo decir eso, no sé cuantas veces mágicamente aparecían en el mostrador los boletos, gorras o cuanta pendejada venía de regalo en la compra del disco y que se querían clavar. Era maldita desde entonces, no lo podía evitar, y ahora menos.

Sí, sentir su odio por obligarlos a hacer su chamba era uno de mis pasatiempos favoritos antes de ir a clases.  Eso, y ver el atardecer desde el salón más alto de mi escuela…

Sin querer, mientras caminaba por ahí, hablando con mi hermana de cómo la crisis de identidad profesional que tiene a sus 20 a mi me pegó a los 15 cuando vi en una clase de orientación educativa lo increíblemente inútil que me iba a ser lo que en ese momento quería estudiar y desistí de hacerlo. todos esos recuerdos asolaban mi enferma y nostálgica cabecita, que , sin saber por qué, sonaban al inconfundible sello del Iberican Sound de Chus & Ceballos, llegando a mi casa, después de una larga caminata, me encuentro que el editor de Thump me dice que si me rifaba una entrevista justo con Chus & Ceballos.

La verdad, se me escurrieron las de cocodrilo, porqué desde 2005, por x o y no lo había podido volver a ver juntos. La entrevista la hice hoy, tratando de contener mis nervios, los recuerdos, y sintiéndome profundamente orgullosa de cómo su carrera y la mía siempre de alguna forma a avanzado a la par.  De aquel primer post de una niña toda emocionada por su primera fiesta, a lo que soy ahora, solo hay un escote de diferencia y una mejor redacción.

Solo he escuchado la grabación, todavía no me atrevo a transcribirla, y adaptarla para entregarla a Thump. ¿Por qué? Porque me fascina escuchar cómo la vida ha ido avanzando lo suficiente como para que me haya podido sentar frente a ellos no como fan, si no como la que los iba a entrevistar.  Me fascina escuchar como ellos también han ido avanzando y colaborando con esos que fueron sus mentores, y cómo han apoyado a la nueva generación de productores españoles.

La vida es una pequeño cumulo de maravillas y de regalos, cuando te tomas el tiempo de caminar bajo la lluvia en  Lindavista…

Update: Por si les dio curiosidad, esta es la entrevista ya publicada, la pueden leer si le dan click aquí mero.