Analizando un poco

Porque hoy me quede dormida para ir a mi clase de francés, y para acabarla no encuentro mi celular desde en la mañana que lo arroje dormida para que no me despertara, después de casi terminar -por fin- las Confesiones de Juan Jacobo Rosseau. He estado cavilando conmigo misma, porque acabaron gustándome más las tornamesas, los sintetizadores y demás amigos de esos dos, que las guitarras.

Y finalmente encontré la respuesta. Cuando era, mucho más pequeña, -como si mis veinte años fueran mucho tiempo- mi padre tenía la costumbre de poner HASTA EL HARTAZGO obvio de él, a los Rolling Stones, Pink Floyd, Metallica, y demás música con alto contenido de guitarras, -ya sé que Pink Floyd y aunque les pese son los papás de lo que hoy llamamos música electrónica-pero mis infantiles oídos aún no estaban listos para ello, y acabo HARTÁNDOME. A tal grado, que un día, tome uno de sus discos de los Rolling Stones, de esos que ni siquiera les había quitado el plástico y en venganza por no dejarme escuchar mis cuentos en la tornamesa -pues aunque no me la crean me tocaron viniles y bastantes años después cassettes- y lo tire (accidentalmente) al piso. Obvio me hizo el berrinche de su vida.

Pero creo, sin duda alguna, que de ahí viene la cierta repulsión que le tengo a las guitarras, y por ello me convertí en el ser fresa que soy ahora. No tenía nada, en ese entonces, de Elvis, ni de Frank Sinatra, pero, de Pink Floyd si, y mucho, apenas hace tres años, comencé a reconciliarme con ellos, pues mi padre, ya no tiene tornamesas, y casi no esta en casa, lo cual quiere decir que soy libre de poner lo que se me de la gana en las bocinas a todo volumen.

Ahora, me arrepiento de haber hecho añicos ese disco, pues voy viendo la funda, que mi padre guardo, viendo que era de importación, en los tiempos que conseguir música si era una misión imposible.

No me arrepiento, pues esa cara de “me zurras el culo” nunca se me va olvidar. La venganza, es dulce…

No cabe duda, y nada más por eso, aquí les dejo esto

En ese disco que le rompí que no recuerdo como se llama, venía la canción que más le gusta a mi padre, no sé como no me metió una golpiza… Angie, que aquí se las dejo, con una sonrísa, por un lado de aquella añeja venganza y por otro, de culpa, pues de haber sabido cuanto me iba a gustar ese disco después, no lo habría roto.

Si regresara en al pasado, me habría dado una tunda a mí misma. Ese tipo de pecados no se deben cometer, me cae.

Advertisements

Como si no

Fueran suficientes las broncas, en las que su servilleta, está metida, ahora resulta que por que, mi dulce can, explota a Darren 2.4, mi ordenador (obvio cuando no lo exploto yo) no puedo usar el maltido mensajero de msn. ¿Y saben porqué mis queridos lectores? PORQUE DARREN TIENE UN MALDITO VIRUS MAMÓN QUE SE DISTRIBUYE POR EL MENSAJERO. Y mi can, que es todavía más imbécil que yo, con las máquinas, le dio aceptar a un archivo que me tiene echa una loca, buscando repararlo desde hace dos días, pues como da lata. Cierra el mensajero, hace lo que se le da la gana, cierra firefox, o sease, el navegador que usa esta bloggera.

¡Cómo la odio! Bueno, es un can, y los perros hacen más tonterías que los gatos.

Si se preguntan de que maldito virus se trata (y si alguien sabe cómo deshacerse de él) es bush.exe ya me cansé de no poder hablar con mis amigos. Y volviendo al pasado, me encontré con este video, que según yo, tiene como cinco años, que describe a la perfección al cuarteto de la muerte, cuándo no está junto en la fiesta.

My Friend de Groove Armada, entreténgase mientras yo, me rompo aún más el craneo tratando de que Darren vuelva a funcionar normalmente.

PD ¡CHINGUEN A SU MADRE TODOS LOS HACKERS QUE HACEN PERDER EL TIEMPO DE ESTA FORMA! Si usted, amable lector, entra este blog, chingue su madre, si hace virus para joder al que se deje.

La hora del plagio

Cómo se me volvió a secar el cerebro llego el bonito momento de la hora del plagio

La creación
Poema Indio

I

Los aéreos picos del Himalaya se coronan de nieblas oscuras en cuyo seno hierve el rayo, y sobre las llanuras que se extienden a sus pies flotan nubes de ópalo, que derraman sobre las flores un rocío de perlas.

Sobre la onda pura del Ganges se mece la simbólica flor del loto, y en la ribera aguarda su víctima el cocodrilo, verde como las ojas de las plantas acuáticas, que lo esconden a los ojos del viajero.

En las selvas del Indostán hay árboles gigantescos, cuyas ramas ofrecen un pabellón al cansado peregrino, y otros cuya sombra letal, lo llevan desde el sueño hasta la muerte.
El amor es un caos de luz y de tinieblas; la mujer, una amalgama de perjurios y ternura; el hombre, un abismo de grandeza y de pequeñez; la vida, en fin, puede compararse a una larga cadena con eslabones de hierro y de oro.

II

El mundo es un absurdo animado que rueda en el vacío para asombro de sus habitantes. No busquéis su explicación en los Vedas, testimonios de las locuras de nuestros mayores, ni en los Puranas, donde vestidos con las deslumbradoras galas de la poesía, se acumulan disparates sobre disparates acerca de su origen.

Oíd la historia de la creación tal como fue revelada a un piadoso brahmín, después de pasar tres meses en ayunas, inmóvil en la contemplación de sí mismo, y con los índices levantados hacia el firmamento.

Gustavo Adolfo Bécquer
Rimas y Leyendas

Si, soy bien cursi ¡y qué!

Martes de hueva

Mis queridos lectores, han de saber, que su servilleta, no va a clases ni los martes ni los domingos, todos los demás días de la semana, se arrastra porque levantarse y poner cara de felicidad no es lo mío, sobretodo a las ocho de la mañana, cuando más nocturna no puedo ser, y eso de exponerme a la luz de mi tío Apolo, no más me gusta.

Hoy, es uno de esos días, en los que me da hueva hasta levantar un dedo, mi tristeza, sigue pesando como una loza, pero ahora es más chiquita. Jazmin, mi gatota esta jetona, igual que mi perro, digo, mi hermana, que ya salio de vacaciones, lo que significa que tengo que mantenerla entretenida sin que moleste demasiado al gato psicopata, osease yo.

Aburrido, ya me cansé de leer, ya me terminé mi reglamentario litro de café… pero, ¡ah como disfruto estar sentada frente a Darren 2.4 al que ahora llamo don celoso!

Pues veran, cada vez, que hablo con alguien con cromosomas XY desde Darren, mi querido monstruo se pone roñoso, juega con archivos y se pone lento, aunque usted no me la crea.

Para que se entretengan en algo, aqui les dejo un video, de esas rolas clasicas, de esas, que si no conoces, ameritas un par de madrazos. Around the world Daft Punk

Nuevamente es lunes.

Y por primera vez en un buen rato, estoy asquerosamente feliz de que así sea. A estas horas, afortunadamente, la casa está en paz, ni siquiera Jazmín, mi gata (osease mi felina de 14 años) está despierta, me imagino que bebe estar soñando en que la mimen, la acaricien hasta que a ella se le de la gana, pues es una malcriada, y pobre de ella, dónde no fuera una malcriada. Al rato, tengo que irme a mi sagrada clase de francés, que había suspendido por culpa de la maldita tristeza, ya estoy mejor, pero aún la siento como una loza.

Pensando en otras vidas, de aquellos que sí tienen que salir de casa todos los días, porque son las cabezas de sus familias, bueno, hasta ese punto, aún tengo suerte, con todo y lo mal que me caen mis parientes, con todo y que quisiera matarlos al menos dos veces al día, cumplen, algunos de mis caprichos.

El Silencio antes del amanecer, me deja tranquila, pero solo por un rato, porque la verdadera tranquilidad, estoy segura de no conocerla.

Quisiera tener la sangre fría de otros que siguen con sus vidas a pesar de estarse deshaciendo por dentro, que todos los esquemas de su vida hayan caído, pero, siguen ahí, haciendo lo que deben hacer.

Falta una hora para el pandemonium del tráfico, caras largas, y sacar a Chus, el sustitituto de un 1GB de Dave y encaminarnos a dónde tenemos que ir. Así esto… creo. Dejaré dormir a Jazmín un rato más antes de subir a malcriarla un poco más, y a pensar en cómo sacar las broncas en las que se van a meter el cuarteto de la muerte.

Como ya se hizo costumbre, aquí les dejo este video, I feel you de Schiller, y si, también es una de esas rolas que me marcaron para siempre, como al menos mil que ahora, finalmente están en mi biblioteca de medios. No sé me espanten es parte de un programa alemán, dénle unos minutos para que pase a la rola.

El Domingo

Mejor conocido como Dormingo, pues todo mundo se la vive dormido, todo, da más hueva de lo acostumbrado, este, en particular tiene una carga de flojera impresionante, aunque, el clima, de este lado de la ciudad, está tal y como me gusta, nublado, lloviznando, un poco de frío… ya nada más faltan mis amigas, para estar en el chisme, y sobrevivir al domingo. Me levanté a eso de las cinco de la mañana, y no me pude volver a dormir, estuve, vagabundeando en la inmensidad del desmadre que es mi cuarto.

Tratando de poner en orden mis ideas, y todos mis pinches traumas, que, como habrán notado, queridos lectores, están a todo lo que dan. Buscando palabras para escribir en otros lados, jugando con my space, viendo videos en you tube, a lo enfermo. Esperando la convención domical con otras por partes del cuarteto de la muerte.

Hay tantas cosas que he dejado pendientes, tantos libros que ya debería haber leído, pero no. Hoy es Dormigo. Y por eso, autofomentandome el vicio, ahí les dejo este video, de una de mis muchas canciones favoritas. Must be dreaming de Frou Frou.

Hace un rato

Mi padre vino a gritarme, por que no he ido a la escuela, desde que me conectó banda ancha, y que no entiende mi chingada actitud, que no me importa nada, y lalalaland, que no hago nada, y que si de verdad me importara la música estaría en otro lado, que si toda la energía que le pongo a las fiestas se la diera a la escuela (que no hace otra cosa que asfixiarme) estaría en otro nivel. No lo soporto sinceramente, queridos lectores, es cómo decirle a un ciego “ve” es exactamente igual que decirle a alguien que esta deprimido “ánimate” como si, con el solo hecho de decirlo magicamente se transformara en realidad.

Cómo se nota que no me conoce, y ni me va a conocer, me cae de madre. Pues soy demasiado sensible y si tengo algo realmente malo en mi alma, no tengo fuerzas para levantarme ni de la cama. Y lo que más me zurro el culo de sus palabras, sin duda alguna, es lo siguiente “Internet es malo para tí, pues no sales de tu cuarto”

Que la chingada, si es lo que me mantiene más o menos en paz, por ahora.

Echándome en cara, todos mis errores, y qué mis amigas, si, el cuarteto de la muerte, a quienes les debo todo en mi asquerosa y mugrosa vida, no han hecho nada por mí… ¡Que la chingada! Otra de mis favoritas, estas metiendo a tu hermana en tu mundo y ya está igual de mal que tú de la vista por tu culpa… ¡Que la fregada!

El asunto de la red, no ha sido más que benéfico para mí, pues me permite conocer gente, música sobre todo, que de otra manera na’mas nel, yo sé que es el asunto generacional, pero eso no lo exime de aceptar las diferencias, que no ordeno mi cuarto, es porque me gusta mi desmadre, yo sé como vergas tengo las cosas, y me caga en la madre cuando viene “a ordenar” es que después no encuentro ni madres, que llevo mucho tiempo sin salir de la chingada prepa, cierto, pero es por su maldita presión, porque no me dejan en paz, cuando lo único que necesitaba era libertad, y no estas cuatro paredes a las que dicen, no les gusta verme.

Qué no entró clases: La respuesta es la siguiente, desde que estuve pero bien cerca de la muerte, siento que la vida se me va haciendo cosas que no me van a rendir ningún fruto inmediato, que solo me quitan las pocas fuerzas que me restan en algo, que de verdad, no me interesa.

Y ni explicárselo es bueno, porque no entiende. Cómo si no tuviera suficientes problemas conmigo misma, todavía los tengo que aguantar. Sentirme mal, no es por mi gusto, aunque no me la crean, y por más masoquista que parezca, lo único que me queda son las fiestas, en dónde realmente soy feliz, en dónde puedo ser, quién realmente soy.

Ver videos, escuchar música, leer blogs, me mantiene más o menos ecuánime, para no llorar por esas cosas, por esos errores. Ya no sé, como explicarle, ya no sé como decirle, lo único que me resta es guardar silencio, y buscar consuelo, haciendo todo lo anterior, para reunir fuerza e irme a hacer lo que tengo que hacer.