Moby – The Day

De vez en cuando hace falta un par de madrazos de la vida, para recordarte qué:

  1. Es frágil
  2. Casi siempre estás de emo por cosas que no valen la pena.
  3. Qué la gente que te puso el Destino enfrente de la nariz, es por algo, agradecerlo,   de vez en cuándo no está de más. Aunque luego te digan cursi.  Sobretodo si tienes una bella piel verde de Grinch como la de su servilleta.
  4. Lo material va y viene, aunque duele perderlo. Especialmente cuando son instrumentos de trabajo.
  5. Más vale hacer lo que te gusta. En el inter, además de qué te vas a divertir cómo enano; vas dejando una historia que tal vez, alguien quiera contar después de que te vayas.
  6. Muy de vez en cuando, tu familia tendrá un buen gesto por ti.
  7. El Karma y el Destino,  son algo de lo que no te escapas. Procura no meterte con ellos para que no te den un par de cachetadas.
  8. Los sueños se hacen realidad, si estás dispuesto a pagar la factura. Normalmente es muy cara.

Para los que notaron mi ausencia. No andaba de parranda, nada más medio muerta.  Mi ordenador está con el doctor Toshiba,  por eso no los había venido a aburrir con mis historias acerca de mi vida, y de la música electrónica en un rato. Espero pronto tener de nuevo a mi bebé (mi máquina pues) , para aturdirlos con más música, además de algunas tarugadas. Yo también he estado enferma, mucho más de lo que creía. Si me metieron un buen susto, la neta, todo por pasarme años ignorando achaques.

Hace unos días Moby, pero yo apenas me voy enterando. Moby, si, si,  uno de mis neoyorkinos favoritos sacó un nuevo sencillo. Según el newsletter, que leo cada equinoxio, la historia estuvo así:

The Day was written in a hotel room in Spain at dawn when I hadnt slept. It was a beautiful hotel room, a beautiful perfect hotel room and it was six or seven in the morning. I wrote it on a acoustic guitar and recorded it on my phone, brought it home and re-recorded it with old broken down electronics that I have in my studio.

Para los que no entendieron, Moby, dijo:

The Day, fue escrita en una habitación de hotel en España, mientras yo no podia dormir. Era una hermosa habitación, una hermosa y perfecta habitación de hotel, y eran las seis o siete de la mañana. Lo escribí con una guitarra acústica, y la grabé con mi telefóno. Ya en casa, la regrabé, con aparatos viejos que tengo en mi estudio.

Ya sé que la traducción no es exacta, pero no den lata, que aquí, la escribe, soy yo.  Hoy termina la semana santa. No sé si Richard, sea católico o simplemente le pareció un buen momento para sacar un vídeo cómo este. Algo entre lo místico y lo mágico, que no puede ser más que hermoso.  Qué por cierto viene muy ad hoc a lo que está pasando en mi vida.

Disfruten su último día de hueva, con esta belleza de track, que es parte del próximo disco, y libro fotográfico del nieto del autor de Moby Dick: “Destroyed”

 

Advertisements

De Fama y Popularidad

Desde hace tres años, es decir desde que comencé a trabajar, en mi vida han cambiado muchas cosas. Pero allá afuera, el mundo también ha decidido cambiar.

Lo he dicho muchas veces, pero lo repito,  tengo un singular desprecio por los gobiernos Perredistas que han invadido a la Ciudad de México, desde que, por su maldita culpa, muchos de los espacios dedicados a la música electrónica, sin olvidar festivales y otro tipo de puestas de este género, nada más, por sus huevototes.

Créanlo o no, eso me afecta y mucho. Saber que lo que más quiero en esta vida, se está yendo, lentamente a la chingada, es como si a mi también me estuviera llevando.

Hace unos días, como leyeron en este, malsano blog. Se entregaron los premios al Top 100 de Dj Mag. Y si, otra vez ganó Armin, que ese no es el punto.

Mi pregunta es ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Por qué las nuevas generaciones votan, literalmente por la misma fórmula gastada de hace casi 10 años? , y siguen pensando en que no hay nada mejor en este cochino mundo.

¿Por qué las nuevas generaciones no tienen ganas de investigar? No sé si lo han notado, pero entre más jóvenes, más p… Si no me cree, pregúntele a su puberto o adolescente de confianza por qué escucha a David Guetta, por qué baila Tecktonic. Es más si su, mocoso de confianza no sabe que contestar, es que si querido lector, su pequeño esperpento se está convirtiendo en un  wannabe.

Seres que están ahí, por qué es cool, está de moda, o porque todo mundo está ahí. Da lo mismo si es música, arte o qué se yo. Les vale madre el fondo, la forma, las reglas estéticas, la forma de trabajo, el mensaje, están ahí, porque el mundo dice que es cool, estar ahí.

También estoy cansada de lidiar con tanto wannabe en todos los niveles y de todas las edades.

En mi pequeño mundo, cuando todo giraba en torno a la blogosfera, antes de que tuviera cédula fiscal y entendiera por qué 24 horas al día no son suficientes para hacer todo lo que tienes que hacer. No recuerdo haber visto tanto wannabe en la red, ni en la vida real.  Falta de identidad y de creatividad…

Otra cosa que me tiene hasta la madre, es la inseguridad en mi hermosa Ciudad de México. Digo, siempre ha sido insegura, pero en este año, me han tocado dos episodios de inseguridad, lo suficientemente rudos, como para hacerme dudar salir de mi casa.

Mi mayor miedo siempre han sido los muertos. ¿Ahora también deben darme miedo los vivos? Maldita sea.

En suma,cargar todo eso durante tres años, más estrés y otras tarugadas que no vienen al caso mencionar, me tienen permanentemente en un estado entre la expectación y el estrés, que lo único que han logrado, es mermar más mi salud de lo que ya estaba. Entiendo que no todas las cosas tienen que ser un placer, pero, debería haber algo para que las cosas no sean un martirio.

Ya casi se acaba el año, y con el, espero también que se terminen muchas cosas que me están matando. Si, de vez en cuando lloro como niña, porque no he dejado de serlo. Tal vez por eso cosas tan simples como esta no dejan de gustarme y alegrarme el día.

 

P.D. Todos tenemos derecho, de vez en cuando a un episodio EMO.

Ares

He de confesar, queridos y bienamados lectores, que la verdad, (pero no se lo digan a nadie) tengo corazón de pollo.  Desde la muerte de Jazmín, es decir el primer y más grande amor en mi vida, en Mayo de 2010, la vida decidió que era buen momento para probar si cierto que muy chida.

La neta, es que mis días en este planeta, sin un gato son miserables.  Hay quién necesita rezar por las noches, hay quién tiene un amuleto de la suerte, pero para que las cosas esten en orden, yo, necesito un felino que observe mis pasos de vez en cuando.

Este remedo de gato , digo remedo, porque aún no tiene el instinto felino desarrollado. Llegó a mi el 15 de Septiembre. En poco más de 10 años, no había tenido a mi cuidado a un ser tan frágil, hermoso y gritón. De hecho, realmente no me gustan los gatos, prefiero a las gatas por ser más leales.

Pero este pequeño, hijo de Yoda, decidió elegirme como su mamá postiza.  El tiempo dirá  si cometimos un error  o no, en aceptarnos el uno al otro.  Llevó casi 2 años viviendo “sola”. Digamos que él, formalmente ha puesto con sus patitas de bebé gato, la primera piedra de mi auténtico hogar fuera de la casa dónde mi abuela, me echó a perder durante toda mi infancia y adolescencia.

Los ciclos de mi paso por este planeta, aún me parecen inentendibles además de acelerados. Pero, gracias a este monstrito, mi corazón de grinch siente que las cosas al fin están bien.

Además, ¿Me van a decir que no está bonito? Ahora que ya pareces gato: Ares, bienvenido a mi familia

Sueños

P1110538, originalmente cargada por minervaoatenea.

Si, no voy a negarlo es muy bonito soñar. Despertar por la mañana y recordar, con una sonrisa, eso que tú, y mi tío Morfeo saben.

En los últimos meses, he vuelto a recordar mis sueños después de levantarme – a chingadazos- de la cama. Hace, como dos años, que no me pasaba eso.

Hay gente y lugares, que aún no conozco,. Y digo aún, porque, suele pasar, que, años antes de que me presenten a tal persona, ya ha estado conmigo, al menos en el mundo onírico. ¿Así o más raro?

Pero los sueños, también son pesadillas, y mi mente, tiene la mala costumbre de recordarlas a detalle. Pero no fuera David Vendetta, porque ese siempre se le olvida.

Una de mis pesadillas favoritas, es perder un vuelo. Digo, nunca me ha pasado, y espero, nunca me ocurra. En esta pesadilla, hay un hombre que no tengo ni la más remota idea de quién sea, que me persigue, primero por todo México, luego no se por qué, acabamos en el aeropuerto de Bélgica, dónde logra atraparme porque, justamente perdí un vuelo, y pregunta por un bebé, no sé de quién…

En el viaje de ida a Monterrey, como no dormí en unas 36 horas a propósito, me distraje viendo la ventana y esta escena, tal cual, es la que he visto muchas veces, en mi pesadilla favorita.

Diría que me dio pánico, pero la neta no, solamente, fue un encuentro parcial con el Destino. Otro de mis cuates al qué le encanta jugar conmigo.

Hace casi 10 años, soñaba con salirme con la mía, ahora, ya que lo hice… no sé bien a bien que sigue. Lo único que sé realmente, es que esto se está poniendo muy divertido, el único problema, es no pasar el tiempo que debería con mi tío Morfeo, a ver si no se enoja y me deja de visitar por las noches

Vino Blanco

Una de las cosas que más me gustan de ser “niña grande” es eso de tener entrada libre a la cava de mi padre. Los vinos y yo apenas nos estamos conociendo, eso de haber sido una niña enfermiza y todavías tener efectos de algunos medicamentes que me dieron hace más de siete años, me han hecho alejarme del alcohol. Más por miedo que por otra cosa.

Ahora, dado  que mi trabajo, no es normal tengo que estar más cerca del alcohol, en mis años en la preparatoria,   pero si jamás en la vida me llamó la atención, ahora lo trato como un amigo casual, que me hace ojitos todos los días.

Una de las cosas que compré con mi aguinaldo fue un par de botellas de vino blanco,  cuando llegó  a mi casa medio muerta, abró el refrigerador de la casa y lo primero que veo es una de esas botellas,  diciendo casi casi “bebeme”.

Ese saborcito de manzana fementada ya me esta gustando, mucho más que el jack daniels, y el belvedere -bebidas oficiales de la oficina forever and ever- el martini también me esta gustando, y casi todos los vodkas. Pero el vino blanco ahora mismo, esta padre para un relax post oficina, solo una copa y no todos los días, por supuesto.

Ahora, ya es lunes, no puedo dormir, pero eso si aqui estoy frente al monitor viendo como sube un video lentamente a you tube,  y con el vaso de vino a un ladito del mouse.  La semana se va a  poner pesada, como casi todas, pero buaa, me dormiré, si puedo en un ratito.

Soy niña grande

Y de lo primero que me di cuenta para decirlo es que, estoy pensando todo el tiempo en dinero. Porque hay que pagar un nuevo esclavo fotográfico para fin de mes, una lana que le debo a la abuela, pagar el veterinario de mi hermosa bebé gato, pagar el puto gas, hacerle enteder al cabrón de mi padre que si me cambie de casa es para trabajar más en mis proyectos y en los de la oficina, y que no tengo tiempo de aguantar sus berrinches o de pagar sus chingados caprichos. Ahh y también hay que pagar el teléfono comprar una tele, DVD, discos, revistas, ahorrar para una mac, los nuevos lentes, ipod y de una vez ir pensando en mi casa propia, si mia de mi, porque necesito tener cerca lo que me interesa y ya no quiero pinches metiches en mis cosas.

Eso sin olvidar mis hijos, es decir mis blogs.  Hasta hace apenas unos meses, todo se arreglaba con una visita a la tarjeta de mi madre, ahora la tarjeta es mía, y también un montón de responsabilidades, que si bien me fascinan con locura y con pasión, me dejan en cálidad  de cadaver todos los días.

No extraño mi vida anterior, pues, es realmente eso, pasado y san se acabo, lo único que extraño realmente es dormir como marmota, ojalá los días fueran más largos, pero como eso no va a ocurrir y mi abuelo Chronos me va a mandar derechito a la chingada si le digo que quiero días más largos… mejor dejo de hacerle a la mamada.

Mi nuevo hogar

Después de cuatro meses de lloriquear que si dormía poco por que mi casa estaba bien putamente lejos, finalmente decidí cambiarme de casa. Cosa realmente díficil pa su servilleta pues vivir 21 años en el mismo lugar como que la neta si estaba muy cabrón. Apenas voy terminando de sacar las cosas de las cajas, Darren, el ordenador mamón esta de reina, creo que no le gustó mucho el cambio de casa. Siendo sincera a mi tampoco, como que no tenemos la misma libertad de hacer lo que se nos de la gana como antes. Digo nos porque hablo también, en nombre del pinche mamón que tengo por ordenador.

Sin duda todo tiene un precio, y el precio por estar un poco más en la civilización es compartir e espacio cosa a la que no estoy acostumbrada. Es el primer paso… solamente eso. Pero hoy, darren y yo tenemos un nuevo hogar.